A diferencia de otros espacios digitales como lo pueden ser las redes sociales, la página web es tu casa (tu propiedad), por tanto eres quién pones las reglas. No solo lo que se puede o no decir, sino que también todos los rasgos que hacen única a tu marca.